El no-encuentro.

Llegué al lugar 10 minutos antes de lo que se consideraría 'en hora'. Siempre hago lo mismo, cuando necesito estar puntual me preparo mucho antes, y luego me quedo vagando hasta que se haga la hora; prefiero eso 100 veces a ser considerado impuntual. De hecho, tengo un profundo resentimiento con la gente impuntual, y con todo aquél que me haga perder mi tiempo. No se hacen una idea lo mucho que me molesta como la mayoría de doctores piensa que su tiempo es más valioso que el nuestro y se dan el lujo de llegar cuando quieren.

Los primeros cinco minutos los dediqué a imaginarme como sería Ni, si vendrían como en las películas en una SUV negra con los vidrios blindados y me subirían a la fuerza, y me manejarían hacia algún lugar misterioso con los ojos vendados. Estaba inmerso en mis pensamientos cuando a lo lejos veo venir una rubia, tendría mi edad, 1.70, flaquita y hermosa de cara. Traía una musculosa negra que le dejaba ver el ombligo con un piercing de colgante, y un jean medio ajustado (Para los hombres: sería un 9; Mujeres: por si no lo saben, la mayoría de los hombres tenemos una escala para 'calificarlas'). A medida que pasa, hacemos contacto visual, baja la mirada y me sonríe. Comienzo a debatirme: ¿le hablo, o no le hablo? Estaba ahí por algo más importante, pero soy de carne y hueso, está muy bien, parece simpática y me encantó el perfume que traía. Me decidí, le iba a hablar, pero de vuelta, que le diría? Para cuando me decidí a improvisar estaba demasiado lejos, y no la podía seguir dado a que no debía moverme.
Ya era la hora, y yo en vez de haber estado atento al entorno estuve atento a una mina, que bárbaro, que irían a pensar. Transcurren otros cinco minutos, que comienzan a impacientarme. Me fijé una hora límite: si en los próximos diez minutos no venía nadie a explicarme porque estoy como un boludo esperando, me iba al gimnasio el cuál quedaba a un par de cuadras. Cinco minutos luego, pasa la misma rubia con un bolsito de mano que parecía pesarle:
"Como te haría el favor" -pensé - y sonreí por mi tonto humor de doble sentido; sigue de largo. Pasa el tiempo especulado y me voy al gimnasio, mi malhumor ahora era doble ya que no sólo perdí tiempo, sino que ni le hablé 'al 9'.

Una de las principales ventajas de tener todo organizado, es que siempre uno tiene un plan B, por esa razón tengo un casillero con una muda de ropa deportiva lista para ser utilizada. Llego, y saludo a la secretaria que es la encargada de controlar que uno esté al día con el mes, y demás; nos llevamos bárbaro, a veces me quedo hablando con ella después de mi entrenar. Comienzo mi rutina, aeróbico, como todos los miércoles (todos los que voy, al menos): 45" de cinta, en el piso de arriba. Cuarentaycinco agonizantes minutos después, había terminado cinta, por lo que bajo a hacer abdominales.

"Hay algo para vos", me comenta - mientras bajo - la secretaria. (Tiene casi el doble de mi edad y de ahí la confianza y que siempre me avise cuando hay chicas nuevas)
-Qué onda? - pregunté.
- Te va a gustar, vino a probar por hoy a ver si le gustaba el gimnasio.
- Me vino a ver a mi, bromeé, ahora solo falta gustarle - agregué (ya les había advertido, mis chistes son malos).
Le guiño el ojo a modo de complicidad, y me voy a terminar la rutina. Saludo a mi queridísimo entrenador, y a los chicos del gimnasio (Es un gimnasio chico, por lo que uno se termina llevando bien con todos) "Está muy buena" me dice Amigodelgimnasio al oído luego de saludarlo. También saludo a sexópata, quien desesperadamente busca cualquier excusa para iniciar conversaciones con las chicas (no es mi estilo, siempre consideré que había que ignorarlas hasta que se sientan cómodas. Incluso me molesta que cuando viene alguna nueva, sexópata vaya al ataque disminuyendo las probabilidades que vuelva). En fin, Sexópata le fue a hablar y la mina ni le respondió, me cuenta entre risas Amigodelgimnasio. Todavía ni siquiera la había visto, y ya me caía bien.

Cuál sería mi sorpresa, al ver que quien estaba en el gimnasio, era nada más y nada menos, que 'el 9' que había visto haría una hora. Me hago el pelotudo, y comienzo con mi rutina; me divierto con Amigodelgimnasio. En el gimnasio saco mi faceta de carismático por lo cuál me llevo bien con el 90% de los que asisten, desde chicos un par de años menores que yo, hasta algún cincuentón, tratarme con todos me da una buena imagen cuando alguien nuevo entra, sumado claro a que los dos años que llevo me permiten levantar cantidades importantes de peso. El gimnasio es MI territorio.

Logística mía y favor mediante de mi ahora-aún-más-querido profesor, debo hacer abdominales a la colchoneta (que palabra más rara) próxima a la chica ya mencionada. Me siento y alejo la colchoneta de ella (para no incomodar, y que entienda que no voy a intentar nada) y procedo con mis abdominales, primera serie.. segunda serie.. tercer serie..
Viene miprofesor y comenzamos a hablar de alguna trivialidad, intenté hacer algún chiste, pero creo que fallé, no recuerdo. Le dice alguna cosa a la criatura que tengo a mi lado, probando si se sumaba a la conversación (Un genio el profe, estoy seguro que de jóven era tremendo) pero no hubo éxito. No era el momento, pensé, mientras disfrutaba viendo como miprofesor se había ido, dejándonos solos, a corregir a sexópata que estaba haciendo todo mal, cuando algo interrumpió mi momento de armonía:

- No estás donde tendrías que estar, F. - afirmó.
Respiré hondo, y me di cuenta exactamente de lo que estaba pasando. Quise creer que no estaba entendiendo, pero los dos sabíamos bien que sí lo había entendido, y muy bien.

6 comentarios:

Tefilina dijo...

epa!
La 9 era la enviada?
Más que "9", podríamos decirle "99" y vos sos Maxwell Smart...

Interesante el blog...
Jamás de los jamases podría decicarme a este tipo de cosas... soy sumamente burra en lo que refiere a computación y tecnología...

F. dijo...

Luego sigo, gracias.
Hay de todo, más adelante contaré cosas que parecen increíbles.
Y por más que seas burra llegaste a uno de los mejores blogs (Fue bueno?)

Saludos.

reina dijo...

Me lo imaginé des un principio.... jaja (léase con voz de Maxuel Smart)

No hay sitio para seguidores...?
No querés que sigan, eh....? jaja

Muy bueno, ya te enlazo para no perderme ningún capítulo...

DoDo dijo...

:O!
Quiero saber como sigue :(

Salu2 !

La loca de Mierda dijo...

quieroo masS!!!

pasare seguido asi veo como sigue todo esto....

saludoss!!

F. dijo...

Depende la noche ;)